10 consejos para planificar tu reforma Low Cost

10 consejos para planificar tu reforma Low Cost

Si la distribución de tu casa es un desastre o todo tiene un aire ochentero que no puedes soportar, ha llegado el momento de hacer una reforma en tu vivienda. Y sí, sabemos que no está el bolsillo para mucho gasto, por eso hemos preparado el decálogo para hacer una reforma low cost, sin que te cueste un riñón y parte del otro.

  • 1. Planifica: Si quieres tener el control sobre tu reforma con un bajo presupuesto y que no se te vaya de las manos, establece una planificación. Empieza por fijarte un presupuesto objetivo y calcula un extra para posibles imprevistos. Queremos una reforma low cost, por lo que la elección de los materiales incidirá directamente en el precio. Ten en cuenta que muchas veces lo más caro termina siendo lo más barato. Cuando se trata de elegir materiales, tener en cuenta las calidades y durabilidad de los mismos es muy importante.
  • 2. Compara: Como ya indicamos en nuestro post sobre las claves de un presupuesto, debes comparar varios proveedores antes de decidirte por un presupuesto para tu reforma low cost.
  • 3. Hazte una lista: Deberás preparar una lista con los espacios que necesitan una reforma y establecer qué es absolutamente imprescindible reemplazar en ellos y qué puede ser “reciclado”. Seguramente tengas algunos muebles buenos que con una pequeña restauración, quedarán fantásticos en la nueva decoración de la casa. No olvides pedir varios presupuestos también para el “reciclaje” de tus muebles –tapizados, barnizados, lacados, etc.- ya que en muchas ocasiones las diferencias entre unos y otros pueden ser grandes.
  • 4. Sácale partido al espacio: Ya metidos en la reforma de la casa, queremos exprimir el espacio de la vivienda. El metro cuadrado de suelo es carísimo, así que cuanto más aprovechemos los espacios de las diferentes habitaciones en casa, mejor estaremos invirtiendo nuestro dinero. Hay muchos huecos en las habitaciones desaprovechados, bajo las escaleras, en falsos techos, en los pasillos y hasta detrás de las cortinas. Ten en cuenta cuáles son tus necesidades en cuanto a espacios (¿qué cosas necesitas guardar?) y búscales un buen lugar. Al realizar una reforma pueden crearse “espacios secretos” que escondan todo lo que tu quieras.
  • 5. Ponle color a tu vida: Pintar siempre le da un aire renovado a la casa. Además, no debes temer al cambio. Puedes utilizar el blanco o tonos claros en la pintura de las paredes para conseguir mayor luminosidad en las estancias y no dejar de lado los colores más fuertes para generar contraste, utilizando los colores de acento para ello.
  • 6. La iluminación es otra de las claves en la decoración de tu casa. Ten en cuenta la luz natural que tienen los espacios y trata de sacarle el mayor partido posible, decorando con cortinas o estores que permitan entrar la luz tamizada, para no perder luminosidad en las estancias. Ten en cuenta qué puntos deben tener iluminación directa y cuáles son los idóneos para una luz indirecta y tenlo en cuenta a la hora de elegir los apliques y las lámparas. Por ejemplo, una luz indirecta detrás de la televisión resulta muy agradable y ayuda a no forzar tanto la vista mientras vemos la tele. Si estás cambiando el cuarto del niño, y es en él donde estudia, tendrás que poner una luz de mesa, directa, en su escritorio, en el lado opuesto al que escriba (si es diestro, la lámpara estará en el lado izquierdo y viceversa) además de incluir una luz ambiente que ilumine toda la estancia.
  • 7. Poner suelos nuevos: En muchas viviendas el suelo está tan deteriorado o es tan antiguo, que no queda más remedio que cambiarlo. Existen muchas soluciones que se instalan sobre el suelo antiguo sin necesidad de retirarlo, ahorrando costes y tiempo de obras. Echa un vistazo a los diferentes tipos de suelos: laminados, vinílicos y moquetas.
  • 8. Vete de compras (también con una lista): Analiza bien qué muebles debes comprar para decorar las habitaciones después de la reforma. Muchos muebles los habrás mantenido y otros “reciclado”, pero es posible que algunos no mereciera la pena arreglarlos o ni siquiera, por su deterioro, hacerles un lavado de cara. Anota las medidas del espacio que tienes en las estancias para los muebles, no tiene sentido ir a comprar un sofá para el salón, si no tienes claro si cabrá o no. A la hora de elegir, ten en cuenta los materiales para su mantenimiento y limpieza (si tienes perro, no vayas a comprar un sillón blanco de tela, ¡te lo va a dejar perdido a la primera de cambio!). Si compras en un mismo establecimiento todo –o casi todo- lo que necesitas para la decoración de tu casa reformada, ahorrarás dinero en tiempo y transporte. Con suerte, además te harán un descuento por comprar varios muebles en la misma tienda.
  • 9. Sección de adornos y complementos: Deja los detalles para el final. Una vez que la reforma esté terminada y la decoración lista, podrás ver qué adornos necesita cada estancia para tener su toque especial. Además, cuando “vivas” tu nueva casa, ella misma te pedirá algún que otro complemento que no habías tenido en cuenta en tu reforma.
  • 10. La visión del experto: Recurrir a los expertos puede que te parezca que va a elevar tu presupuesto pero todo lo contrarío, es muy posible que te ayude a ahorrar dinero. Con su asesoramiento y experiencia te sugerirá infinidad de detalles que harán de tu reforma todo un éxito y le sacará el mayor partido al espacio, te ayudará a elegir la decoración para obtener resultados que se ajusten a tus gustos y necesidades y te ahorrará tiempo y preocupaciones. Además, el volumen de sus compras como especialista en interiorismo, en materiales, elementos de decoración y muebles, hace que los expertos en obtengan mejores precios que el usuario final, por lo que recurrir a su experiencia sólo supone ventajas.
  • ¿Por qué te gustaría reformar tu casa?

    Imagen cortesía de David Castillo Dominici / FreeDigitalPhotos.net